MEZCLAS EN EL SITIO

(Adam M. Neville, 1998) Mezclas en sitio.

 

El mezclado consiste básicamente en la rotación o batido, con el propósito de cubrir la superficie de todas las partículas del agregado con la pasta de cemento y mezclar todos los ingredientes del concreto en una masa uniforme.

 

La mezcla en el sitio se refiere a que los componentes del concreto se transportan al lugar del trabajo separado una de otra con el fin de hacer el mezclado a la hora requerida.

 

El mezclado en el sitio para obras muy pequeñas puede llevarse a cabo con palas, aunque su mezclado no es optimo, otra opción que se maneja es el mezclado con la mezcladora, un equipo diseñado para mezclar una determinada cantidad de concreto obteniéndose un ahorro de tiempo y un concreto de buena calidad.

 

Hay cuatro tipos de mezcladora:

 

Mezcladora de tambor inclinable: posee un tambor que se inclina para descargar. El tambor es cónico y de forma de tazón, con aspas internas; la descarga es rápida y continua, por lo que son adecuadas para mezclas de baja manejabilidad y para aquellas que tienen agregados grandes.

 

Mezcladora de tambor no inclinable: tiene un eje siempre horizontal, la descarga se hace insertando una tolva en el tambor, debido ala baja tasa de recarga puede presentar una segregación, descargando al final una parte del agregado grueso.

 

Mezcladora tipo sartén: consisten en una sartén circular que rota sobre su eje, con una o dos estrellas de paletas rotando sobre un eje vertical no coincide con el eje del sartén.

Mezcladora de tambor doble: tiene dos tambores en serie, el concreto se mezcla parte de tiempo en uno y luego se transfiere al otro durante el tiempo restante de mezclado antes de descargarse, mientras tanto el primer tambor se recarga e inicia el mezclado inicial sin que las bachas se mezclen.

 

Cargado de la mescladora: No hay regla general en cuanto al orden en que se alimentan los ingredientes dentro de la mezcladora. Generalmente se introduce una pequeña cantidad de agua, seguido de los materiales sólidos, alimentados de manera uniforme y simultanea.

 

(Steven H. Kosmatka, 1992) Mezclas en sitio.

 

 

En ocasiones el concreto se mezcla en el lugar de la obra en un mezclador estacionario o una mezcladora pavimentadora; dentro de los mezcladores estacionarios se incluyen los mezcladores en el lugar y los mezcladores centrales de las plantas de concreto premezclado.

 

Muchos mezcladores estacionarios cuentan con dispositivos para medir el tiempo, algunos de los cuales pueden ser regulados para un cierto tiempo de mezclado y asegurados para que la mezcla no se pueda descargar sino hasta que haya transcurrido el tiempo designado.  

 

(Harry Parker, 1996) Mezclas en Sitio.

 

El concreto colado en sitio, en general es llevado hasta el sitio por los conocidos camiones mezcladores o “revolvedoras”, con los grandes barriles giratorios. La mezcla se prepara en una mezcla dosificadora, donde el control de los materiales es cuidadosamente monitoreado. Sin embrago, el transporte del concreto hasta el sitio, su mezcla adecuada en la “revolvedora”, su descarga y su colado en las cimbras, y el manejo para su colocación, terminación y curado dependen del nivel de responsabilidad y calidad de la mano de obra de las personas que realizan estas funciones.

 

Ciertas condiciones del sitio, como son su ubicación y clima, pueden ser determinantes con el trabajo, el cual requiere que se tomen medidas extremas en algunas situaciones para controlar todas las etapas del proceso de reproducción.

Literatura citada:

Adam M. Neville, J. J. Brooks, 1998. Tecnología del concreto. Trillas, Primera edición. Cap. 7 pag. 98.

 

Steven H. Kosmatka y William C. Panarese, Diseño y control de mezclas de concreto, Instituto Mexicano del concreto. A.C. Primera edicion, 1992 pag. 152.

 

Harry Parker y James Ambrose. 1996. LIMUSA. Concreto Reforzado, Tercera edición. Tema 2.