MANEJO Y COLOCACIÓN DEL CONCRETO

(Frederick s. Merritt, 1988) Colocación del Concreto.

 

Cuando se descarga el concreto de la mezcladora, se deben tomar precauciones para evitar la segregación, por la caída sin control por canalón cuando cae a las cubetas tolvas, carretillas o formas. Esa segregación es mas fácil que ocurra cuando se utilizan mezcladoras no inclinables con canalones de descarga que permiten el paso de concreto en corrientes mas pequeñas que con las mezcladoras inclinables. Para evitar la segregación, se debe colocar una placa desviadora o, mejor aun, una sección de tubo de bajada en el extremo de los canalones para que el concreto caiga vertical al centro del recipiente.

 

Los cangilones de acero, cuando se seleccionan para las condiciones de la obra y se manejan en forma correcta, mueven y colocan el concreto muy bien.

 

Los carro de ferrocarril y camiones, también pueden utilizarse para el transporte de concreto después de mezclarlo, aunque existe el riesgo de estratificación, con una capa de agua en la parte superior y el agregado grueso en el fondo.

 

Los canalones se utilizan con frecuencia para colocar el concreto. Pero se debe controlar con cuidado la operación para evitar la segregación y la perdida indeseable de revenimiento.

 

Las tolvas del tipo llamado a veces de trompa de elefante” o de tubo-embudo, depositan el concreto debajo de agua.

 

Los transportadores de banda para depositar el concreto también presentan los problemas de segregación y de perdida de revenimiento, los cuales pueden aminorarse teniendo las mismas precauciones que par el transporte en camiones y la colocación con canalones.

 

El concreto lanzado se aplica directamente contra la forma por medio de un chorro de aire.

 

El bombeo es un método adecuado para colocar el concreto, pero rara ves ofrece ventajas sobre los otros métodos.

 

Las carretillas se utilizan para transportar el concreto en distancias cortas, por lo general desde una tolva hasta las formas.

 

Los carros para concretos tienen la misma aplicación que las carretillas y existen menor esfuerzo del operario.

 

Cualquiera que sea el método o equipo utilizados para el transporte, el concreto se debe depositar lo más cerca posible de su lugar final.

 

(Adam M. Neville, 1998) Manejo y colocación de concreto.

 

La colocación y la compactación son operaciones interdependientes y se llevan a cabo en forma casi simultánea. Son de gran importancia por el propósito de asegurar los requerimientos de resistencia impermeabilidad y durabilidad del concreto endurecidos en la estructura real.

 

Colocación.

En lo que a colocación se refiere, el objetivo principal es depositar el concreto tan cerca como sea posible a su posición final, evitando la segregación y permitiendo su compactación completa. Para lograr este deposito se debe tener en mente las reglas siguientes:

 

Evitar el palear a mano y mover el concreto por inmersión o emplear vibradores de atizador.

 

El concreto debe colocarse en capas uniformes, no en grandes montones o en capas desniveladas.

 

El espesor de una capa debe ser compatible con el método de vibración, de modo que el aire atrapado pueda ser removido del fondo de capa.

 

Los índices de colocación y compactación deben ser iguales.

Cuando se requiera un buen acabado y color uniforme en columnas y muros, los encofrados deben llenarse a razón de 2m. por hora, evitando demoras prolongadas.

 

Cada capa debe quedar totalmente compactada antes de colocar la siguiente; cada capa subsecuente debe colocarse cuando la inferior este aun plástica, de modo que se logre una construcción monolítica.

 

Evitar el choque entre el concreto y el encofrado o el refuerzo. Para secciones profundas, un tubo largo (hacia abajo) o un tremie asegura precisión en la ubicación del concreto y una segregación mínima.

 

El concreto se coloca en un plano vertical. Cuando se vierta en cimbras horizontales o en pendiente, debe colocarse verticalmente en contra no alejado del concreto previamente. Para pendientes de más de 10°, debe emplearse una maestra de forma deslizante.

 

(Steven H. Kosmatka, 1992) Manejo y colocación de concreto.

 

Aunque no existe una forma perfecta para transportar y manejar el concreto, una planeación anticipada puede ayudar en la elección del método más adecuado evitando así la ocurrencia de problemas:

 

Retraso:

El objetivo que se persigue al planear cualquier calendario de trabajo, es producir el trabajo con la mayor rapidez contando con la mejor fuerza laboral y con el equipo adecuado para realizarlo. Las máquinas para transportar y para manejar al concreto se han ido modernizando continuamente.

 

Endurecimiento temprano y secado:

El concreto comienza a endurecer en el momento en que se mezclan el cemento con el agua, pero el grado de endurecimiento que ocurre durante los primeros 30 minutos normalmente no presenta problemas; por lo general, el concreto que se haya mantenido en agitación se puede colocar y compactar dentro de la primera hora y media posterior al mezclado.

 

Segregación:

Es la tendencia que presenta el agregado grueso al separarse del mortero cemento-arena. Esto tiene como consecuencia que parte de la mezcla tenga una cantidad demasiado pequeña de agregado grueso y que el resto tenga agregados gruesos en cantidades excesivas.

 

 

Literatura citada:

 

Adam M. NEVILLE y J. J. Brooks. 1998. Tecnología del concreto. Trillas, primera edición. Cap. 7 pag. 105.

 

Frederick S. Merrit. 1988. McGRAW-HILL. Manual del Ingeniero Civil, primera edición, sección 5 pag. 5-9 y 5-10.

 

Steven H. Kosmatka y William C. Panarese. Diseño y Control de Mezclas de concreto, Instituto Mexicano del cemento y del concreto, A.C. Primera edicion 1992.