Losas planas

(Gasc, 1976) Losas planas.

 

La losa plana está constituida por una simple losa armada, unida sólidamente a los elementos soportantes de la construcción. Esta losa dispone de una armadura principal y otra de repartición, debiendo estar sólidamente ancladas a los muros de carga a fin de permitir la repartición de los esfuerzos.

 

La losa plana presenta la ventaja de dejar al sótano enteramente despejado, no precisando más que un movimiento de tierra muy sencillo, que puede ser realizado totalmente por medios mecánicos. Si no existen inconvenientes, es preferible que la losa sobresalga de los muros, a fin de tener reacciones del terreno mejor centradas sobre los apoyos,

 

(Nilson, 1999) Lozas planas

 

En las construcciones de concreto reforzado las losas se utilizan para proporcionar superficies planas y útiles. Una losa de concreto reforzado es una amplia placa plana, generalmente horizontal, cuyas superficies superior e inferior son paralelas o casi paralelas entre sí. Puede estar apoyada en vigas de concreto reforzado (y se vacía por lo general en forma monolítica con estas vigas), en muros de mampostería o de concreto reforzado, en elementos de acero estructural, en forma directa en columnas o en el terreno en forma continua.

 

Las losas se pueden apoyar sólo en dos lados opuestos, caso en que la acción estructural de la losa es fundamentalmente en una dirección, puesto que transmite las cargas en la dirección perpendicular a la de las vigas de apoyo.

 

En algunos casos, las losas de concreto se pueden apoyar directamente sobre columnas, sin la utilización de vigas secundarias o principales. Estas losas se identifican como placas planas y se utilizan a menudo cuando las luces no son muy largas y las cargas no son particularmente pesadas. La construcción del tipo losa plana, tampoco incluye vigas pero incorpora una región con un sobreespesor de losa en la vecindad de la columna y emplea con frecuencia columnas con forma acampanada en la parte superior; ambos son mecanismos para reducir los esfuerzos generados por cortante y flexión negativa alrededor de las columnas; por lo general se llaman paneles con ábacos o sobreespesores y capiteles de columna, respectivamente.

 

(McCormac, 2002) Lozas planas

 

En general las losas se clasifican como losas en una o en dos direcciones. Las losas cuyas deflexiones ocurren principalmente en una dirección, se denominan losas en una dirección. Cuando las losas están soportadas por columnas dispuestas en hileras, de manera que las losas sufren deflexiones en dos direcciones, se denominan losas en dos direcciones.

 

Las losas planas incluyen las losas de concreto reforzado en dos direcciones con capiteles, con ábacos o con ambos. Estas losas son muy satisfactorias para cargas pesadas y grandes claros. Aunque la cimbra es más cara que para la de placa planas, las losas planas requieren menores cantidades de concreto y refuerzos para las mismas cargas y los mismos claros. Son particularmente económicas para bodegas, estacionamientos y edificios industriales, así como para estructuras similares donde los ábacos o capiteles visibles sean aceptables.

 

(González, et al, 2005) Lozas planas

 

Las losas planas son aquellas que se apoyan directamente sobre las columnas, sin la intermediación de vigas. Pueden tener ampliaciones en la columna o en la losa o ser de peralte uniforme; en este último caso se denominan placas planas.

También pueden ser macizas o aligeradas. El aligeramiento se logra incorporando bloques huecos o tubos de cartón, o bien formando huecos con moldes recuperables de plástico u otros materiales. Las losas aligeradas reciben a veces el nombre de losas encasetonadas o reticulares.