Losas aligeradas

(Harmsen, 2002) Losas aligeradas.

 

Las losas nervadas permiten salvar luces grandes. Están constituidas por una serie de pequeñas vigas T, llamadas nervaduras o viguetas, unidas a través de una losa de igual espesor.

 

Las losas nervadas son más ligeras que las losas macizas de rigidez equivalente, lo que les permite ser más eficientes para cubrir luces grandes. Son elaboradas haciendo uso de encofrados metálicos. Si se prefiere una losa cuya superficie inferior sea uniforme se rellena los espacios vacíos con ladrillos huecos o materiales análogos. Este tipo de losas son más conocidas como losas aligeradas y sonde uso muy común en edificaciones tanto grandes como pequeñas, pero sobretodo en estas últimas por el ahorro de concreto que se consigue. Las losas aligeradas no requieren el uso de encofrados metálicos pues el ladrillo actúa como encofrado lateral de las viguetas.

 

(Gallo, et al, 2005) Lozas aligeradas

 

Este tipo de sistema constructivo es empleado usualmente cuando los claros de los tableros que conforman la losa tienen dimensiones tales que el peralte necesario para evitar deflexiones excesivas es exagerado. Al ser este sistema más rígido que el de losa maciza, es preferible emplearlo en el caso mencionado, aunque en algunas ocasiones también se utiliza por razones arquitectónicas y constructivas.

 

El sistema consta de un conjunto reticular de nervaduras que actúan en forma similar a las franjas unitarias de una losa perimetralmente apoyada. El aligeramiento se logra de diversas maneras; una de ellas es emplear casetones de concreto ligero. Por lo general, se dispone de una capa de concreto sobre el sistema de casetones y nervaduras. Esta capa puede ser considerada como patín de compresión en el cálculo.

 

(Plazola, 2000) Lozas aligeradas.

 

Este tipo de losas se elaboran a base de un sistema de entramado de trabes cruzadas que forman una retícula, dejando huecos intermedios que pueden ser ocupados permanentemente por bloques huecos o materiales cuyo peso volumétrico no exceda de 900 kg/m3 y sean capaces de resistir cargas concentradas de una tonelada. También pueden colocarse, temporalmente a manera de cimbra para le colado de la trabes, casetones de plásticos prefabricados, que una vez fraguado el concreto deben retirarse y lavar para usos posteriores.  

 

Sobre la cimbra se colocan los elementos prefabricados modulando según datos obtenidos por el cálculo, se fijan a la misma y se colocan los armados de las trabes intermedias y de lado superior. Dicha losa se calcula con el claro formado por la reticular de las trabes.

 

(Park, 1979) Lozas planas

 

Las losas aligeradas contarán con una zona maciza adyacente a cada columna de cuando menos 2.5h, medida desde el paño de la columna o el borde del capitel, asimismo, contarán con zonas macizas de por lo menos 2.5h adyacentes a  muros de rigidez, medidas desde el paño del muro, las cuales deberán ser más amplias si así lo exige la transmisión de las fuerzas sísmicas entre losa y muro. En los ejes de columnas deben suministrarse nervaduras de ancho no menor de 250 mm; las nervaduras adyacentes a los ejes de columnas serán de por lo menos 200 mm de ancho y el resto de ellas de al menos 100 mm.

 

En la zona superior de la losa habrá un firme de espesor no menor de 50 mm, monolítico con las nervaduras y que sea parte integral de la losa. Este firme o capa maciza debe ser capaz de soportar, como mínimo, una carga de 10 kN (1000  kg) en un área de 100×100 mm, actuando en la posición más desfavorable.

 

En cada entre eje de columnas y en cada dirección, debe haber al menos seis hileras de casetones o alvéolos. La losa se revisará como diafragma con los criterios de la sección 6.6, a fin de asegurar la correcta transmisión en su plano de las fuerzas de inercia generadas por el sismo a los elementos verticales resistentes. 

 

(Teodoro, 2005) Lozas planas

 

Las losas aligeradas no requieren el uso de encofrados metálicos pues el ladrillo actúa como encofrado lateral de las viguetas, Para el diseño de losas aligeradas con ladrillos, el peso propio de la losa se puede estimar.

 

Las losas aligeradas se calculan por vigueta, las más usadas son de 20 y 25 cm. Con un espesor de losa de 5 cm, y un ancho de vigueta de 10 cm. Por cuestiones constructivas, es aconsejable no colocar más de dos varillas de acero por vigueta. Por otro lado, no es conveniente emplear refuerzo en compresión en estos elementos pues al ser poco peraltados, su efectividad es casi nula.